La jauría urbana- Senectus insanabilis morbus

By: juanrico

Feb 17 2019

Category: Uncategorized

Aunque al emperador no le sobraba razón al afirmar que uno se toparía con un vanidoso cualquier día por la calle, faltó a la verdad al omitir que, por la calle uno se puede encontrar con personas tan humildes que supieron siempre soslayar los éxitos personales con el ánimo de no ofender al vanidoso o al envidioso, los que sin saberlo, proporcionan el mejor homenaje a la honestidad y a la excelencia, expresada en humildad en este caso.

Además de los soberbios y vanidosos -que presumen de éxito profesional, de tener posesiones, hijos excelentes, y listos como ninguno- al emperador le faltó el coraje de hacer alusión a tantos otros, que sin soberbia ni vanidad, sino con recatada sabiduría , y comedida mesura, te los encuentras por las calles de la ciudad, de cuya fama y prestigio se encargan otros de difundir para general reconocimiento.

No todos los transeúntes, mi querido emperador, Marcoaurelio, son codiciosos y avaros, cuya desmedida ambición les lleva a delinquir de mil y tantas maneras, con tal de satisfacer su maltrecha conciencia; pues son innumerables las personas que se afanan honestamente en crear la riqueza que proporcione a otros trabajo y felicidad, cumpliendo con los deberes fiscales, que hacen a la sociedad más justa, más moderna y más solidaria.

Son incontables, querido emperador, aquellas personas, que, lejos de recurrir a la insolencia, evitan hacer alusión a defectos y oprobios de otros con la intención de socavar su fama y erosionar su buen nombre, -tal vez para ocultar los suyos propios- dejando en mal lugar a los difamadores y aduladores, que convertidos en auténticos sicofantes, tratan de ganarse la simpatía o el favor de los terceros.

No es que nuestra ciudad esté poblada de tarados, en distintos grados, ni que los bipolares campeen a sus anchas de extremo a extremo de la ciudad, incordiando y quitando lustre a la vecindad; pues la inmensa mayoría de los ciudadanos se mueven por los parámetros que la norma exige.

Ni tampoco campan a su libre albedrío los rateros, ni los pedigüeños, ni los desquiciados sociales, ni los dropouts, aunque a veces la sirena de la policía nos soliviante o nos despierte del tranquilo sueño, cada vez que hay un atraco con violencia a un banco, tienda o establecimiento

En tu haber, puedo sostener, querido Emperador, que te libraste de haber nacido en los tiempos modernos, nuestro siglo del motor y del ruido, donde cada carruaje se convierte en una discoteca ambulante, obligándote a escuchar los ritmos, los ruidos, a los que llaman música, que hieren nuestros oídos y nuestros gustos, a cuya tortura nos someten a las horas más insólitas y de descanso…

En cuanto a los cenutrios y mastuerzos no quisiera contradecirle, Emperador, pues haberlos hay los; allá ellos con su personalidad… a la ciudadanía no le molesta las limitaciones de otros; allá ellos, y su torpeza. El ingenio no cabe en todas las cabezas.

Ni que decir tiene, querido Emperador, que en vuestro antiguo imperio, los proxenetas se buscaran la vida explotando a incautas mujeres…Hoy, afortunadamente esta explotación se extingue de día en día con la educación generalizada, la autonomía e independencia de la mujer, auspiciada por las leyes, la conciencia ciudadana, y la generosidad de la sociedad en su totalidad.

Por último, querido emperador, durante vuestro mandato no había escuelas ni hospitales; pues las enfermedades se curaban solas o no se curaban; sin embargo en nuestros días es común el personaje ABUSUARIO, que por la cara, sin pararse en mientes tiran con pólvora del rey, es exigente con los servicios del SES, que, por un simple catarro se presenta en los servicios de Urgencias para ser ingresado ; rayando además en la obscenidad la despiadada crítica al menú hospitalario, como si de un hotel de Estrellas se tratase.

Y …

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: