“Cuando son miles los cadáveres son como el humo, sólo pesa cuando se trata de uno sólo” ( de La Peste, de Albert Camus ) VII

By: juanrico

Jun 03 2020

Category: Uncategorized

Leave a comment

-ya estoy aquí. Dejé a mi madre pegada a Ama Rosa, y aproveché el momento para vernos.

-siéntate, que chismorreemos…

-estoy deseando estar a su lado; todo mi cuerpo huele a jabón líquido y a champú de la marca silk, que da mucho brillo a mi pelo. Se va a quedar de una pieza cuando me vea, me huela y me toque…

-Ja, ja ¡ qué envidia ! Yo, como no tengo chico a la vista… ni me apetece; aunque como viene la Juli, la Consu y la Dulce y vamos al tontódromo me arreglaré…

-Pero estoy de una perrera que ni …

-No te apures, mujer…que ya te hace ojitos el Monazillo!

-Es un pavo, y sólo habla de mulas y de campo¡…

-le va a encantar este vestido vaporoso blanco, de raso, entallado por la cintura, y con estas guirnaldas verdes pequeñitas, y por encima de las rodillas…que no va resistir la tentación de…ya me entiendes…

-Manoli, fíjate en la sisa, qué bien resaltan los pechos…y el sujetador de marca, que estreno hoy, va a ser el no va más -añadió Amelie, dándose una vuelta sobre sí misma, realzando la figura, que descubría hasta la mitad de los muslos.

-!qué vergüenza; me ha visto tu padre!…salía para la calle.

-No llevo puestas fajas, y el vestido insinúa mi slip.

-¡Cómo se lo voy a poner! -terminó por seducir a Manoli, humedeciendo el labio inferior con el extremo de la lengua…

-¿el “lo” va con picardía, eh?

– !qué va¡ me salió sin querer, sin darme cuenta…

-Te prometo que el rollazo sobre la Peste de Albert Comús me da como igual, pero como a él le encanta…a mí me chifla.

-la verdad que a mí me gusta su relato. Es entretenido, y, aunque un poco pedante- me divierte…Es que hay otros que ni hablan ni paulan; sólo piensan en el meteisaca, y san se acabó…-pontificó Manoli sin ánimos de contrariar a su amiga.

-Te sienta fetén; el vestido, de volantes en la copa, aún más…¡cómo decirte, envidiable!

-No seas despreciativa, Manoli, que cada cosa tiene su qué.

-su cuando y su como¡

-Me lo explicas, que no lo pillo¡ te lo digo- y acercando sus labios al oído derecho de Manoli, le cuchicheó algo, tal vez una complicidad o un secreto.

Por la mirada de sorpresa de Manoli, se intuye que se trataba de algo inconfesable.

(Continuará)

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: