Therèse soñando ( 8M)

By: juanrico

Mar 06 2019

Category: Uncategorized

Leave a comment

El espejo azulado de mi mirada reverberaba con el crepúsculo matutino que anunciaba el feraz fin de la primavera, y de los primeros ardores de aquel tan perentorio y recurrente verano, que mi cuerpo había empezado a añorar a través de la cándida piel, donde los poros vertían con frondosidad el reclamo de la pasión que la lujuria me exigía en cada momento, sobretodo en aquellas horas de relajamiento, como si se tratara de Therèse soñando, -la protagonista de la obra maestra de Balthus- , con cuyo abandono hoy mismo me identifico, aunque en aquellos días de mi adolescencia desconocía a la protagonista; ya entonces descubría la turgente y seductora dureza de mis pechos, cuyos rosáceos peciolos anunciaban el paroxismo de mis pensamientos, preñados de húmedos deseos; era consciente que mis dedos no satisfacían suficientemente las exigencias de mi pasión, de tal suerte que la capacidad imaginativa de mi añoranza transformaba la suave piel de mis dedos femeninos en la dura incontinencia viril de los suyos…

A medida que el sueño iba alcanzando el cenit de la lujuria, mis extremidades se relajaban y se separaban una de la otra, como si desearan que el torrente pasional de mi abandono penetrara con más facilidad por el caudal de mi cuerpo, permitiendo que mi falda de vaporosa virginidad se remangara hasta el extremo de aliviar de calor a mi insatisfecho y candoroso cuerpo, y sus dedos varoniles descubrieran la ambrosía de mi ansiedad.

Fueron tan precipitadas las horas de aquel temprano verano que prescindí de los atuendos que ocultaban mi intimidad para entregar mi voluntad voluptuosa a sus apasionados deseos en mis brazos, acercando sus tímidas manos con la decidida resolución de mis dedos al fuego inmortal de Prometeo.

A mi felino gato pardo lo alimentaba con mi lácteo néctar sobre la alfombra de un apasionado sueño, al tiempo que por la ventana del aposento, se hacía presente la silueta plúmbea en blanco y negro del viejo ventero; sus ojos reventados de envidia parecían salirse de la órbita, enrojecidos de lujuria la esclerótica blanca se mutaba en granada.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: