Añoranza de aquellos ya lejanos 60s en Malpartida( Continuación.II)

By: juanrico

Sep 18 2019

Category: Uncategorized

Leave a comment

Los cazadores acordaron organizar, para celebrar la feria del pueblo, una competición de Tiro al Plato en la Cerca de la Carrera, a la que no faltaron los escopeteros del pueblo -Juan Ortiz, que a pesar de los años, aún daba en el blanco, no sin cierta dificultad; Juan de la Paca que practicaba la cinegética en el Quinto la Casa; Antonio Cabanillas, que, con eso de codearse con los relevantes vecinos, participaba por primera vez en la competición; Plácido Alejandre, cariñosamente apodado Bigote en el pueblo, debido al poblado y llamativo supra labial vello; Cipriano, que trabajaba de Secretario en el Ayuntamiento, tras la jubilación de su suegro, don Vito; Moisés, que ya se distinguía por el manejo del órgano en la iglesia; no iba a faltar un cura, Emilio, al que le gustaba ser tratado como don Emilio; Quico, el barbero e hijo de Chala, al que no se le conocía la afición a cazar; Isco, muy popular por ser yerno del Pollo, y actual edil, y ser hijo de Tere y el Patatero, que fuera de los pioneros en recalar en la capital y vivir en la Calle Mayor, frente al Mercado de San Miguel, que, por convicción de ideología.,,,,, comunista, amparaba en su casa a cualquier paparuco, fuera fascista o socialista; un cuñado de Comino, y hermano de Filomena, que sólo posaba; Celestino, hijo de Santiago, apodado el Tremendo, muy amigo de José del Pintao y del Capitán, Juanito, como cariñosamente le llamaban sus veceras, a las que trataba siempre con modesta deferencia y gracia, no exenta de imprudente familiaridad…

Una vez entregado el trofeo en la terraza del Consistorio, y actuando de notario local el propio edil, se acordó celebrarlo en casa La Cándida, de hospitalario reconocimiento:

-“¿ don Emilio va a venir a casa la Cándida a celebrar la victoria de Plácido en el Tiro?”-puntualizó, Juan Ortiz, algo temeroso de ser fisgado por un cura en tan entrañable compañía.

-“los curas hoy no se meten en nada¡”- observó Plácido, a modo de garantía y seguro que observaría la confidencialidad de los temas que se trataran; además de un reconocimiento especial, y así premiarle de algún modo su iniciativa por la organización del campeonato.

-! Qué razón tiene Plácido -los de ahora no son como los de antes, son hombres también ! -puntualizó Cándida, la mesonera.

– Ni que lo digas, aquí vino un cliente, a cuya novia la encerró en la sacristía, y, aunque ella le dio un rodillazo donde más duele, pudo zafarse de él, que lo dejó arrodillado y gimiendo, y salir por los pies De la Iglesia -puntualizó Cándida.

-“ el único problema será que no tiene cuartos para una ronda!”- apostilló Antonio Cabanillas mostrando la insolvencia del prelado, y la buena disposición de los reunidos a invitarle desinteresadamente… y correr con el gasto.

( Continuará)

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: