Al otro lado del tiempo. Continúa la aventura de los tres amiguetes. La matanza VI

By: juanrico

Dec 19 2022

Category: Uncategorized

La curiosidad de los jóvenes no tiene límites

Tanto, sange…berreaba el insensato mozalbete a su abuela mientras le mostraba el dedo mutilado y sangriento”- todas las mondongueras acudieron al punto a taponar el dedo índice de Agustín, echando mano a lo que tenían más a mano, un pañuelo negro de la cabeza, las bragas de algunas o la camisa de otra, convencidas que detendrían la hemorragia incluso antes que don Hermógenes entrara por la puerta de la casa….

-“La curiosidad mata a los jóvenes que quieren saber cosas que el cura no les deja”-intervino la Isabel de Galo, única mujer del pueblo casada por un juez, disculpando en su perorata a todos los adolescentes promiscuos del pueblo, que no eran pocos.

-“ Los viejos, por ser viejos, sabemos cosas que los jóvenes no sabéis, que, por ser jóvenes, tampoco les interesa conocer”- pontificó don Hermógenes mientras cortaba a hemorragia de Agustín, parafraseando al Maestro Mairena, montando un símil sobre la curiosidad de Agustín al confundir los orificios de la salchichadora con cierta anatomía femenina.

-A estos mozalbetes no se les puede dejar solos; confunden los culos con las témporas- añadió Felisa, la posadera, ahondando en el comentario del médico.

-Saben más de lo que usted se cree, don Hermógenes; que ya se afeitan, y saben cuándo se les endurece la cosa -continuó la Isabel, muy docta en estas cosas de andar por los bajos anatómicos…

***

Nick Momrik

Asparagus is gross

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: