Primer día en el Internado Claret de D. Benito. ( Continuará )

By: juanrico

Oct 06 2021

Category: Uncategorized

No fue el 1 día, pero con 12 años, casi…

(XII)***

…me sorprendió el mármol blanco de las mesas largas distribuidas de dos en dos, divididas en dos grupos de ocho; de tal suerte que los internos de mayor edad ocupaban las mesas ocho y siete en el fondo del refectorio; mientras que los pupilos de diez y de once años fuimos acomodados en las mesas anteriores entre las de primera y tercera posición, delante del estrado, desde donde solía presidir uno de los frailes encargados de la disciplina, cuya autoridad se imponía durante la hora de las comidas empuñando una especie de pera eléctrica sobre cuya superficie transmitía sus mandatos, observando las transgresiones de los alumnos a los que, llegado el caso, les reprendía con el mike en los labios advirtiéndoles de las posibles sanciones si continuaban con su insolente desobediencia a las normas. Oír un nombre anunciarse por la megafonía del comedor predisponía

a los colegiales a la vergüenza o escarnio entre los comensales…

-Si llegado el caso eras reprendido dos veces seguidas durante la cena o merienda o desayuno, te castigaban sin tomar el postre, el más suculento de los platos- generalmente un plátano o manzana o naranja- nos advertía Morcillo, un veterano de trece años que repetía el primer curso por tercera vez.

La observación de las reglas, entre una lista interminable de infracciones, había algunas muy pintorescas por las que pudieras verte reprendido, tales como levantar las sillas de madera en vilo para no hacer ruido, tanto al levantarte como al sentarte.

Era obsesivo la observación del silencio, que la disciplinaria conducta imponía a lo largo del día hasta la hora de dormir…

Tan abrumador nos resultaba mantener atada la lengua que pronto aprendimos a mandarnos billetitos escritos en tiras de papel “ el Elefante” de los retretes.

No se autorizaba ni a las moscas zumbar en el aire, sobretodo durante el otoño, que desde la granja invadían todo el dominio, sin que el hermano gañán pudiera poner coto a tan elocuente invasión: aulas, comedor, retretes, dormitorios, patios de juego …

El manejo de los tres elementos de la cuberteria de alpaca o plata de ley, dependiendo de la clase social de tus orígenes, te resultaba embarazoso, sobretodo el cuchillo, al que acabamos de sustituir por la navaja de Teodomiro, de cachas de madera, que eran mucho más prensibles.

-“ El tenedor se toma en la izquierda, y el cuchillo en la derecha siempre que se tome carne de polla”- advertía el padre “ La Mosca”, motejado por su escasa embergadura y el color negro de su pelo, encargado de la disciplina, al Lolo.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: