Aunque la enfermedad persistía, la esperanza de derrotarla había vuelto a la ciudad ( Continuación)

By: juanrico

Mar 04 2021

Category: Uncategorized

…Aquella Navidad no sería sino Infierno…

Philip Grand se desvaneció delante del escaparate, y el dr. Rieux lo llevó en sus brazos a casa, y en su cama empezó a luchar contra la epidemia…la fiebre no remitía, y el dr. Rieux estaba convencido de que no superaría la lucha. Con este presentimiento se retiró a descansar, aunque de su cabeza no desaparecía el convencimiento de que Philip Grand consumía sus últimas horas…

Recordaba las últimas palabras; “ toma mis apuntes y quémalos. Ya no puedo seguir la novela”.La estancia se había iluminado con las llamas de los folios escritos. Se comprendía que a medida que el papel se consumía, la vida de Grand se extinguía también.

Al amanecer, inopinadamente, el rostro del enfermo había recobrado un aspecto nuevo: la fiebre había desaparecido, y el suero había hecho efecto en su cuerpo. Se había recuperado de la enfermedad. Lo mismo en el hospital,incomprensiblemente, a otra enferma le sucedió lo mismo. Había vencido en la lucha.

La esperanza había vuelto a la ciudad. La epidemia había sido derrotada, y el virus se había retirado a su cubil…

-“No puedo evitar acordarme del dr. Rieux, que socorría a su amigo en medio de la calle entre la gente que pasaba de largo…”-recurría Amelie a sus más recónditos pensamientos, valorando la piedad de los algunos hombres frente a la ingratitud de otros.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: