La noche de la jira. El sueño del prelado.

By: juanrico

Apr 13 2020

Category: Uncategorized

(Llama de Amor viva – San Juan de la Cruz.)

1. ¡Oh llama de amor viva,

que tiernamente hieres

de mi alma en el más profundo centro! Pues ya no eres esquiva,

acaba ya, si quieres;

¡rompe la tela de este dulce encuentro!

No podía el joven prelado, Aristophanes, disimular su pasión y celos por la prima de Cloe, cuya resplandeciente cabellera había contusado entre sus manos la tarde del día de la jira en los Habenosos, yaciendo ambos entre los brotes del espiélago y las flores del cantueso, de los que algunos pétalos se habían adherido a su mugrienta sotana, a los que quiso dar acomodo entre las páginas del breviario a modo de ex-voto. E invocando a San Juan de la Cruz, en su poema “Lama de Amor viva”, a modo de introducción a su sermón de la Misa dominical, continuó con su propia inspiración, ante la sorprendida asamblea de fieles…

– ¡ Se ha ido de a cabeza ! – murmuraban entre dientes algunas fieles feligresas.

La lluvia

Había dejado de batir sus alas de primavera;

el juego de las prendas dio paso a los melosos susurros

Del prelado;

Mohíno su rostro de pasión

Insatisfecho,

Apenas la humedad de sus labios

De argenta,

Su candor perdido entre la saliva seca,

No modulaban las voces de otra épocas,

Desde el púlpito predicaba,

Sin saberlo, a ciencia cierta

El amor entre los hombres

La verdadera razón de la existencia;

Ahora se le negaba

Ahora la añoraba

De anhelo la ansiedad lo dominaba;

Perdido en el cosmo

Como de gota de agua,

Nieve de frío, de frío helado

Tiemblan las palabras de los labios,

Secos de pasión, heridos,

Su anhelo no cesa,

Como el agua del torrente

Fluye, tiembla

En el remanso de su alma

La felicidad se resiste,

No llega.

Cubre el páramo de crepúsculo ocre

Su nostalgia, sus sueños.

Te amo te deseo

Con todos mis besos te beso;

Me domina el pecado mi locura,

Me solivianta el seso,

No consigo someter a la lujuria

De un abrazo, de mi beso.

Durante el intérvalo lúcido hablaba el silencio. No le impedía su conciencia apartar de sí la escena en e guateque la noche de Navidad, cómo Monazilo, su fiel sirviente acariciaba profusamente los pechos de su inolvidable deseo, besaba sus labios de púrpura, mordía los óvulos de sus orejas mientras le susurraba el futuro con ella.

-” ¿ qué puede tener ese mocoso que yo adolezca?” – se preguntaba así mismo, sin obtener respuesta.

– “¿ tal vez una carrera, si todavía está en la escuela?”

Si apenas alza dos palmos de la tierra; juega a los bolindres con el Yayo, su hermano y el Pecas. Dicen que va a estudiar para cura, en el Seminario de Hinojosa, la Vieja. Que cría conejos blancos para regalarle a ella. Ya ha hecho la Comunión, y de sus faltas se confiesa.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: