Aquella lejana Nochevieja

By: juanrico

Jan 19 2020

Category: Uncategorized

Aperture:f/4
Focal Length:10mm
ISO:100
Shutter:1/0 sec
Camera:Canon EOS 400D DIGITAL

Aquella noche de San Silvestre, la hoja perdida del calendario viejo, cuando los viejos ya no eran ni siquiera viejos, sino siluetas sepias en la memoria de otros viejos: añejos, como hojas de higueras de indias volteadas por el céfiro del invierno, que soliviantaban las piedras de la plaza de la Iglesia, húmedas de la escarcha blanca de la noche, contra su blanco velo, que la persistente niebla no la había herido de muerte -todavía era lenta su adolescente inocencia…

Andrés, nuestro amigo en la memoria, había conseguido importar de Madrid la ceremonia de las campanadas de las doce uvas.

-Como no tenemos reloj en la torre, como el de la Puerta de Sol, donemilio, el párroco comunista, ha convencido al Monazillo que repique doce veces la campana nueva, con doce pausas, que nos permitieran tragar las doce uvas con tranquilidad.

Las uvas son las pasas que cuelga en el doblao todos los años Donemilio, hermano de la Mariamanuela, de las cepas de la viña Donmiguel, que se mantienen frescas para la ocasión -anunció Andrés con entusiasmado alborozo. Tanto es así, que el alcalde, Ángel, el secretario, don Cipriano, Moisés el sacristán, Manolo el Valiente, Emilio de la fragua, Antoñito de la Dela, como los demás parroquianos en el Casino de la Frasca reunidos se sumaron a la iniciativa del ínclito Andrés.

No estaba bien visto que las mozas se presentaran en el casino, a no ser a tomar parte en el baile. Sin embargo, en respuesta a la vieja tradición acordaron montar otro guateque en la casa del maestro, Donluis, con la esperanza de que tuviera tanto éxito como en la pasada Nochebuena…

Y de pronto, casi inesperadamente, como si quisiera anunciar el cambio de tiempo, como un ectoplasma del más allá, se hizo presente el Chuco, recitando unos versos desconocidos para todos:

“Bellos son los sepulcros,

el desnudo latín y las trabadas fechas fatales,

la conjunción del mármol y las flores,

las plazuelas con frescura de patio,

los muchos ayeres que son historia,

única, hoy detenida.”

Son versos de un poema de José Luis Borges, de La Recoleta, -pontificó el prelado, ya por entonces inclinado a colgar la sotana- de lo que el agudo Capitán de los gorriatos exprimió que las suecas, que secuestraron al portentoso Chuco, le obligaron a recitar de memoria, cada vez antes de cada coyunda…

Las carcajadas de los vecinos reunidos para a ocasión en el salón del Casino no pudieron capear los ruegos del insigne párroco, que desesperadamente les conminaba a ser respetuosos y caritativos con el ocasional poeta…(Continuará)

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: