Alunizaje en Malpartida. Un día después ( Continuación.)

By: juanrico

Sep 02 2019

Category: Uncategorized

Aquella madrugada de la llegada del primer hombre a la luna se prolongaba hasta casi la salida del sol con dimes y cuéntame en el casino de Andrés, que por ser el mes de julio, la aroma del campo olía a geosmina, a tierra mojada por el rocío de la noche, que se impregnaba de la penetrante dulzura de las viñas, que ya aromatizaba por la mañana la uva tempranilla; y el relincho de las bestias que habían pasado la noche al abrigo de las parvas en las eras, a la luz de las estrellas, -pues como no había ferias de ganado en Quintana ni en Castuera ni en Campanario, y como para la feria del Cristo faltaba un mes, los gitanos, que solían robar mulas y hacer apaños por la feria, aún no merodeaban el término del pueblo- y las bestias que se guardaban solas en la Carrera de la Remedio o en la cerca del boticario o en la era del Pintao o en la cerca de Manolito de la Julia, o en la era del Cerro Palacios de don Juan, el médico, ya reclamaban la presencia de sus amos por el pienso y el agua del pilón en el pozo de las bestias, junto a la alcantarilla, de agua ferruginosa y dura .

A los madrugadores parecía importarles casi nada aquel acontecimiento del desembarco en el mar de la tranquilidad de la luna, tan relevante para la humanidad, y se avenían a preparar los aperos de labranza y los gabanchos, los serones para llenarlos de sandías, maquinar los melonares y las viñas, que con las últimas tormentas los jaramagos, las malvas y los cenizos, la hierba gato o los tribulus terrestris o abrojos se estaban adueñando de la humedad y de la fertilidad de los barbechos.

Los hermanos Gatitos, y el secretario del ayuntamiento, que ya habían sido informados de la contumaz apuesta del edil en el Casino de Andrés la última madrugada, negando la presencia del hombre en la luna, departían en animada y jocosa tertulia sobre el altillo del consistorio, al tiempo que el aguacil, el Zorrero, abría la puerta.

-“Es inconcebible que alguien como nuestro alcalde de tan reconocida capacidad y mundología, se substraiga a la evidencia, de cuya veracidad puede dar fe hasta el Chuco!”-sopesaba don Cipriano, a la sazón administrador de la corporación…( Cont.)

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: