Tu primer día en el internado (II) Continuación

By: juanrico

Aug 03 2019

Category: Uncategorized

En la entrada de aquel edificio tan insólito para ti como imponente, se abrió una puerta enorme, a la que servía de contrapuerta otra de cristal irisado de múltiples tonalidades, por donde apareció un hombre de faldas negras, como las que usan las viajas en el pueblo después del fallecimiento de un miembro de la familia, el cual te recibió a ti, a tu hermana Margarita, que te acompañó al colegio, a Nicasio, el dueño y chofer de la camioneta, al primo Lolo, a su madre, y al primo Teodocrato, al que no le acompañaba nadie, por ser ya un pupilo veterano en el internado, y haber cumplido quince años; el portero de faldón negro os habló con una voz bronca, casi hombruna, invitándoos a entrar; hermano fraile de piel tostada y surcada por el paso del tiempo, y tal vez por la diaria exposición al sol en la granja y la huerta de la comunidad, de la que cuidaba, como supiste con posterioridad.

Sabía el hermano granjero chasquear los dientes con la lengua, a cuyo reclamo acudían los cerdos con tan obediente celeridad como el deseo de hartar sus barrigas de un brebaje a base de salvao de harina de cebada y agua, cuyo aliño se parecía más a la perruna del mastín de la majada, que el Cojo de la pata de palo le servía al Musi todas las tardes al anochecer.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: