La verbena de Piti ( revisión 2) Continuación (I)

By: juanrico

Jul 20 2018

Category: Uncategorized

*(I)

…del que decían las lenguas viperinas que votaba a los socialistas en la República, y alguno más que mi memoria calla- animaban el baile de la plazoleta de Juan de la Paca, que, acodados a la barra, dispuesta al lado de la orquesta, bebían chatos de la pitarra de la de la bodega De la Morena y, aquellos con posibles, bebían quintos de marca el Gavilán de dos reales, al tiempo que entonaban la letra de Los Chiribiques, pergeñada por el genio de Elias de la Engracita, que, desde que estudia el bachillerato en Madrid, sabía componer rimas con gracejo para el reclamo de las mozas, que habían reservado sus mejores atuendos para la ocasión;…

-! Qué tipo tiene la Maruja, la de Paco de la Fábrica,¡ -dijo Agustín, del Pintao, que se le salían los ojos de órbita, mientras observaba a José, de Juanortiz, que no le quitaba ojo al bamboleo que se traía en su traje estampado de muselina, que se lo hacían a medida en Valsequillo.

– ¡ cómo se pega la Pepa de don Alfredo, que de guapa y educada que es, desde que estudia en Badajoz, no hay quien no la saque a bailar ! – dijo Culoarrastro, Manolo, el hijo del Cojo Frasquillo y la Purita, que se ponía verde de celos, cada vez que partía un baile con alguien, mientras sorbía ruidoso el chato de vino con hielo, con la esperanza de que el “morapio” le quitara la vergüenza, y se decidiera a partir un baile con ella.

– ¡ cómo se mueve María, la forastera, bailando con ella una vez solo, y me ha puesto colorao ¡ No sé si me aguantaré sin ir a partir con ella: esperaré hasta que toquen “la comparsita”, que es la pieza que mejor se me da, y se baila muy agarraos, suspiraba de incontenible ansiedad Paco, el de don Vito.

Y Así proseguía la conversación de los Chiribiques, esperando turno para partir la pareja de sus anhelos, siempre bebiendo vino con hielo, y cerveza el Gavilán en la barra, mientras Juan, el Piti no dejaba de llamar a Pascasio para que atendiera a las madres que se relamían de su pasada juventud, sin quitarle los ojos a los posibles pretendientes de sus hijas, resoplando las gaseosa de limón y naranja, que Piti las compraba en la fábrica de hielo de M.Pérez de Zalamea.

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: