Al otro lado del tiempo: Travesuras de niños (IV-E) Continuación.

By: juanrico

Feb 25 2018

Category: Uncategorized

(Continuación)

Al Pecas, al Lolo y al Monazillo les había sorprendido la hora de volver a casa chapoteando en las cristalinas aguas del arroyo La Cerquilla, y observando sin querer la evolución de las especies y el comportamiento de los renacuajos que pululaban entre los juncales del sonoro caudal de primavera. Se habían sorprendido de que las ranas fueran tan paríperas, pariendo a tantos hijos a la vez: de lo que no estaban muy seguros, pues el Monazillo había visto parir a su burra, y le había costado toda la mañana, y echando mucha sangre y porquería por el culo, a la que su padre la había ayudado siempre, tirando de las patas del pollino, y enderezándole la cabeza, que, como a veces se resistía por ser muy estrecha, su padre sacaba una navaja de palo del bolsillo y le asestaba una raja muy grande para que sangrara mucho y soltara al borrico sin dolor.

El Lolo y el Pecas escuchaban boquiabiertos la sabiduría que el Monazillo demostraba, que, como se creía un sabelotó, se pavoneaba al rededor de los dos barbilampiños imitando al pavo cuando corteja a la hembra para hacerle el huevo, estirando los brazos en forma de alas de avión, girando su cuerpo sobre si mismo al tiempo que daba aullidos intimidatorios a la ignorancia, empotrando sus ojos castaños contra el añil del cielo, limpio de telarañas en este día de primavera, retorciendo su cabeza enorme como si se tratara de una peonza fuera de si.

-Y ahora nos vamos! -ordenó sin paliativos a los dos primos, que se miraban uno al otro poniendo cara de asombro.

-¿Cómo tan pronto?- replicó Lolo

-Sí, ¿porqué tan temprano?- protestó el Pecas, contrariado por la premura del capitán.

-Sois dos ignorantes -repuso el Sabihondo Monazillo, que desde que le birla el cepillo a D. Aristófano, se las sabe todas.

-El tronco de la higuera, junto al pozo, marca una sombra recta; y eso quiere decir que ya es mediodía. Y además “la Choncha” con su cha cha cha va a salir del nido a buscar lombrices y alimentar a sus pollos, que ya están empezando a sacar el cuello por el borde del nido.

-Es verdad, ya debe ser la hora de comer; y a mi me va a reñir mi Nana, que se gasta muy malas pulgas, y me va a dejar sin la peseta del domingo- dijo el Pecas un poco

(Continuación)

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: