At Charly’s bar ( Hoy La Sota, calle Lagasca y General Oraá) chap. VIII. Años 60s.

By: juanrico

Dec 04 2019

Category: Uncategorized

Leave a comment

At Charly’s bar (VIII) Cont. Años 60s

Al otro lado del tiempo, el tiempo kantiano, la dimensión a priori de tu realidad, de la nuestra, encontramos la eternidad, la de la palabra, la del pensamiento dentro de un espacio sideral – un agujero negro de la magnitud espacial, sin tiempo ni espacio, amigo Alfonso…

-“la próxima vez nos encontraremos en la Plaza Mayor, cuando haya dado lustre a mi porra a base de sacudiros el polvo de la espalda como le sucedió Dioni ayer; pero tened en cuenta que no fui yo el que golpeara a Dioni, sino un cabo de mi compañía”- abundó el policía, muy convencido de que aquella guerra la ganarían ellos.

-“ Le vamos a decir a Dª Angela, que nos negamos a compartir la mesa con ese chulo de los grises, y que si continúa con esa actitud de matón, nos vamos todos de la pensión”.

Todos los presentes, Alvaro, Juan y Junior, Dionisio de Castuera, el poeta rojo, Rafael el católico, exceptuando a Paco Ruiz, el de Córdoba:

-“yo no me voy a ir; doña Angela me quiere y me cuida muy bien”- dijo Paquito, el de Córdoba, que aunque tenía un oído muy duro para los idiomas se le daba muy bien el Alemán.

-“ Ya no tendrías a quién enseñarle tu huevo enorme, que siempre presumes del tamaño, a través de tu esquijama de punto verde” -le reprochó Alvaro con el gracejo musical del dialecto andaluz de Sevilla.

-“ Si no se pela una pava” -añadió Junior despectivamente.

-“No sé para qué quieres tanta yema, Paco” – le reprochó Juan, harto de su presunción.

-“ A Marinieves le encanta fijarse en mi paquete’ que fisgonea por la ranura de la llave, mientras entona una copla española -se defendió Paco muy arrogante.

Mientras relataba la historia de la Pensión de la Granvía de Salamanca, Thomás, Carlos, y Fernando no quitaban los oídos a mi historía, y el Chiti dando sorbos al vaso de cerveza trataba de dar fe al relato que acababa de pergeñar, al tiempo que volvía a pedirle un duro a Fernando Gago para poner el disco de Nathalie en la junkerbox del bar Charly,s.

-“Nathalie te trae buenos recuerdos de la chica de tu pueblo” -ironizaba Fernando, cuando en realidad era a él a quién Nathalie le traía al recuerdo los achuchones con Choni.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Nick's Blog

Nick Momrik: Asparagus is gross

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: