La jauría urbana: cosas del Quadrivium.

By: juanrico

Jan 26 2018

Category: Uncategorized

El día en que a Antonio Mairena, que solía ser generoso y cateaba a pocos, siendo profesor de Francés en el instituto, le visitó el padre de un alumno con el fin de protestarle por el suspenso de su hijo, montó en cólera al ser recriminado por el progenitor:

-¿Es que a usted le basta suspender a un alumno con sólo mirarle la cara? -a lo que le contestó D. Antonio con el ingenio que le acreditaba:

-En absoluto. Solo me basta con mirar la cara de su padre.

Salvando no sólo el tiempo, también la calidad y genialidad de D. Antonio, universalmente reconocida…¿ quién no guarda alguna anécdota de agridulce sabor en el mochila de su historia de docente?

Teniendo en cuenta, que, si el humor suele ser una válvula de escape del lenguaje de la fatalidad y de la tragedia, a la que el ser humano está siempre expuesto, le indignó a D. Juan de Malpapulandia que una colega – popularmente conocida como la Pseudolynchia Canariensis -le imputara ante los jefes con una severa acusación:

-“ eres arbitrario con los alumnos de mi tutoría…porque preguntas y pones las notas, según te viene en ganas!”

A lo que D. Juan de Malpapulandia le replicó, no sin falta de acritud:

-“ usted, señora, confunde la Arbitrariedad con la Aleatoriedad”… bla bla bla

Y la reunión se levantó sin una réplica razonable: tal vez por falta de dominio del lexema, la inconsistencia de las alegaciones, y consecuentemente la gran decepción de la denunciante.

Advertisements
Nick's Blog

Nick Momrik: Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: