De Esmeraldas, Zafiros y Turquesas-Cuento de Navidad (II) La Estrella en el Cielo.

By: juanrico

Dec 21 2017

Category: Uncategorized

Habían transcurrido siete días, siete días completos, desde mi vuelo en avión, mi último vuelo.

Zaphirito estuvo muy amable y cariñosa conmigo: comía las miguitas de chocolate y turrón de su boquita rosa todas las mañanas en el desayuno; Esmeraldita me ofrecía su dedo índice, donde jubiloso sentaba mis zarpas temblorosas, desde donde alargaba mi cuello delgado y boca de pico, y en menos que canta un gorrión- chip pi ri pi ri pi chip piri pli ri plo- le arrebataba a Zaphirito el pan que me daba, el pan que me dio.

Mientras tanto, Turquesilla, su prima me chisporroteaba alrededor:

-¡“Yo, solita; para ti, solita te lo doy yo”!

Y como Zaphirito no quiso darle el miajón, de la trenza le dio un tirón.

-chip pi ri pi chip pi ri pop; cantaba de paz mi sermón, que Esmeraldita sabía la letra y las notas de la canción (“ Silent night Holly night, all is calm, all is bright”)

Y juntos los tres entonamos la canción de Navidad- “Noche de paz, noche de amor”- chip pi ri pip chi pi ripó- que, cantándola, las niñas se pusieron tristes al decirle que me volvía con mis amigos Swing, Swalow, Robin, y un Blackbird, abandonado y enfermo, al que cuidaban y le daban alimento en su nido frío, triste y seco, que sus padres ya viejos habían edificado con plumas de su propio cuerpo, dentro del seto de muérdago.

-“Esta noche, muy tarde, cuando todos duerman, emprenderé el vuelo, desde Standstead, el primer vuelo, y si hace frío de nieve y hielo, volaré desde el abeto, que da a tu ventana, y, desde allí te diré adiós y un beso”…

-“Hasta el verano, cuando nos veamos de nuevo: en España, al calor de la playa, entre los geranios, las petunias y el muérdago”.

-“¡ qué guay “! Dijeron Esmeraldita y Turquesilla, pero Zaphirito quería que me escondiera en su habitación, en un rincón secreto; que, cuando llegara el verano, en su trunky, escondido me tendría muy dentro, y por las noches me llevaría pan, migas de murphy y de scum tierno, y un vasito de agua, tibia de la fuente del huerto, que supiera a nomeolvides y a muérdago, a siempreverde y a romero.

Dos lágrimas de sus ojitos rodaron hasta el suelo; que ya sabía que en España, sus amiguitos le esperaban desde hace mucho tiempo, y ahora, más que nunca, que Blackbird estaba viejo y enfermo, en su nido de lluvia y de plumas, y de pajas muy mal hecho.

No pudo dormir por la noche Zaphirito, hasta de madrugada, muy atenta al viaje de Sparrow, que vería desde su ventana la estela de humo blanco del avión, que ella vio de rosa en el cielo.

Advertisements
Nick's Blog

Nick Momrik: Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: